lunes, 5 de marzo de 2018

Muerte antes del amanecer de un Nuevo Año


El Capitán aeronáutico Rubén Ali Vargas consciente estaba de la inminencia trágica de su muerte debido a su profesión pero confesaba su deseo de morir justo al amanecer de un Nuevo Año y su deseo se le cumplió el 31 de diciembre de 1990 al estrellar la avioneta de Aerobol que pilotaba a  40 millas al Sur e Ciudad Bolívar cuando volaba a San Salvador de Paúl con cuatro pasajeros.(AF)

No hay comentarios:

Publicar un comentario