jueves, 15 de marzo de 2018

La imposible tumba de Juvenal


Al pintor bolivarense Omar Granado, director fundador de la desaparecida Escuela Armando Reverón, se lo llevó después la ULA para Mérida y de allá vino en septiembre de 87 y me dijo que lo acompañara a llevarle unas flores a su único hermano, Juvenal, muerto muy joven bajo las ruedas de un automóvil. Inútilmente consumimos toda la mañana tratando de localizar la tumba y ya frustrados le sugerí a Omar  depositara las flores sobre cualquier tumba en nombre de su hermano.  Así lo hizo y con los ojos húmedos recordó “Los Humos y las Voces” de José Sánchez Negrón que él le había ilustrado: “Demonios minerales, luego, / levantaron la muerte de negro acantilado / y digo muerte / porque en el fin, allí se niega / el horizonte /…” (AF)


No hay comentarios:

Publicar un comentario