viernes, 19 de enero de 2018

El Confesor de Piar



Vino de El Tocuyo a sembrarse en Angostura abonado pos el catolicismo que lo elevó a  Provisor del segundo y tercer Obispo de la Diócesis de Guayana y siempre, hasta su muerte en 1822, Vicario General de la Catedral que le sirvió de consuelo a Piar a través de su oración poco antes de ser pasado por las armas.

jueves, 18 de enero de 2018

Wat el hijo de Walter Raleigh

Wat, el hijo mayor de Walter Raleigh, quedó mortalmente herido al igual que  el gobernador Diego Palomeque de Acuña cuando luego de un combate el lugarteniente Lorenzo Keimes tomó a Santo Tomás de Guayana.  Ambos fueron sepultados en el Convento San Francisco.

miércoles, 17 de enero de 2018

El Indio Cristóbal Uayacundo



Así se llamaba el Indígena de Guayana que el caballero Walter Raleigh se llevó como trofeo a Inglaterra  y que en 1618 tuvo la penosa fatalidad de ver a su Señor decapitado en la Guillotina por disposición condenatoria del Rey Jacobo Primero,  Después Cristóbal se perdió entre la densa niebla londinensa.

sábado, 13 de enero de 2018

Margariteños Primero que Berrío en Guayana


Según el historiador Manuel Alfredo Rodríguez “A partir de 1576 sólo los margariteños incursionan en Guayana y de manera muy especial los miembros de la marinera familia de los Griego. Se sabe de tres expediciones anteriores a 1682 — una de ellas mandada por Jorge Griego — y de otra de ese año capitaneada por el mismo per­sonaje. De esta última existe una Relación escrita por An­tonio Griego en la cual se narra que los isleños partieron de Pampatar, entraron al Delta por el caño Macareo y pasaron al Orinoco por el Mánamo. Luego se metieron al Caroní y averiguaron que la palabra indígena "Caronicuar" significa "Salto del Agua". También constataron que las aguas del rugiente río solían arrastrar ranas, caracoles, águilas y otros objetos de oro. Estas exploraciones serían aducidas por el gobernador de Margarita don Juan Sarmiento de Villandrando para solicitar del Rey el otorgamiento de la conquista guayanesa. No logró su propósito pese a contar con el valioso apoyo del Presidente de la Real Audiencia de Santo Domingo. Los designios del Rey, como los de Dios, eran impredecibles y ellos determinaron que la Guayana no fuera margariteña”.


viernes, 12 de enero de 2018

Guayana sin prejuicios foráneos



El manejo de la política y la economía en Guayana fue tan particular en un tiempo que las monedas extranjeras, acentuadamente la Libra esterlina, el Marco alemán y el Franco francés,  aparte de la moneda nacional,  circulaban libremente y hasta un Presidente de Estado italiano tuvimos  sin perjuicio alguno:  el médico Santos Gáspari y que, por cierto, donó sus bienes a la ciudad antes de ir a morir a su país natal,  Tal vez  Guayana seguía el ejemplo de Bolívar que cuando se ausentaba dejaba en la Presidencia de la República a un colombiano: el Licenciado Francisco Antonio Zea.

jueves, 11 de enero de 2018

La Toma de Angostura

El 10 de enero de 1817, Bolívar escribió a Piar tratando de disuadirlo de la empresa de tomar Angostura sitiando sólo por tierra:  “Estoy seguro por informes los más exactos y dignos de crédito que  sin una flotilla respetable no es posible tomar la Guayana”.  Cierto. Piar no pudo sino que perdió más de cien soldado en dos intentos hechos para  tomar la Capital de Guayana.  Sólo fue posible cuando Bolívar se hizo dueño de la situación y trajo de Pampatar la flotilla de Brión y las Fuerzas Sutiles del Capitán margariteño Antonio Diaz. 



El Dolor del Hijo Muerto


El 9 de Enero de 1905  falleció en el castillo San Carlos de Maracaibo, el militar y político, Leopoldo Augusto Taylhardat, hijo de la notable docente, poeta y periodista, upatense Concepción Acevedo de Taylhardat. Su delito, haber participado en una sublevación contra el Gobierno de Cipriano Castro  Siendo coronel del ejército  es perseguido, torturado y encarcelado. De nada valieron sus ruegos reiterados al mandatario para que le devolviese libre a su hijo:<<Vuelvo a pedir para mi amor clemencia / vuelvo a rogaros por el hijo mío / tenéis en vuestras manos su existencia / yo en vuestro noble corazón confío/. Pero Castro tenía el corazón en el riñón que le supuraba y le devolvió al  hijo hecho cadáver.