lunes, 7 de agosto de 2017

EL SOBERBIO ORINOCO


Pablo Neruda le cantó al Orinoco antes de asomarse a él por  vez primera.  Otro tanto le ocurrió a Gallegos cuando en su novela Canaima narra la navegación por el Delta que no conocía y lo fantástico fue la novela de Julio Verne “El Soberbio Orinoco”.  Solamente había leído el escritor francés  las Memorias de su paisano Jean Chaffajon.

ORINOCO / Pablo Neruda

Orinoco, déjame en tus márgenes / de aquella hora sin hora: déjame como entonces ir desnudo, /  entrar en tus tinieblas bautismales. / Orinoco de agua escarlata,/  déjame hundir las manos que regresan / a tu maternidad, a tu transcurso, /  río de razas, patria de raíces, / tu ancho rumor, tu lámina salvaje / viene de donde vengo, de las pobres / y altivas soledades, de un secreto / como una sangre, de una silenciosa / madre de arcilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario